¿QUÉ PONGO EN VALOR?

¿Lo que soy o lo que hago? ¿Desde lo puro, desde el origen, desde el ser o desde el ego, desde lo construido?
Desde el ser, pongo mi don, mi talento a dirigir mi intención hacia la libertad, la dignidad y el bienestar. Vivo con presencia el presente, de instante en instante, con respeto a mí mismo, y desde aquí valoro los resultados y no los fracasos.
Desde el ego me surge el rechazo de mí mismo, el apego, el juicio. Vivo en el pasado y en el futuro. Solo me motiva la recompensa. Desde aquí pongo mi energía en construir un yo. Desde aquí me impulso constantemente a respetarme a través del respeto de los demás y me siento juzgado por mis fracasos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *